Subir

Adolescencias y Juventudes en América: Movilizaciones colectivas en Pandemia

Mag. Alejandra Hernández Solano. Trabajadora Social. Docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Costa Rica y Coordinadora del Eje de Investigación del Programa Interdisciplinario de Estudios y Acción Social en Derechos de la Niñez y la Adolescencia (PRIDENA).

Correo alejandra.hernandezsolano@ucr.ac.cr

El contexto mundial generado ante la crisis sanitaria por COVID-19 ha posibilitado nuevas formas de comunicación, organización y ha fortalecido algunas existentes, así como también, ha particularizado las vivencias y formas de ser e interactuar de las personas, principalmente de las generaciones más jóvenes (niños, niñas, adolescentes y personas jóvenes), las cuales han tenido que enfrentar nuevos desafíos en la forma de interactuar con sus pares, verbalizar sus emociones y preocupaciones, así como sus nuevas formas de articulación y socialización partiendo de las necesidades sentidas y determinadas por el contexto.


A lo anterior se hace necesario sumarle algunos otros desafíos que enfrentan las personas adolescentes y jóvenes, que se relacionan con los sesgos sociales y de crítica desde posiciones adultocéntricas, donde se hace alusión a una inacción en temas sociales, políticos, económicos que afectan al mundo. Todo lo cual encuentra un contrapeso y un creciente posicionamiento para desmitificar estas críticas y colocar en escena lo que verdaderamente está aconteciendo desde las trincheras donde se organiza esta población.

En consonancia con ello, el Programa PRIDENA de la Universidad de Costa Rica en su compromiso de trabajo desde la acción social con niños, niñas, adolescentes y jóvenes, parte de un enfoque de derechos que articula y posibilita espacios donde la población pueda participar desde su propia voz en los diferentes temas que son de su interés, afianzando así su papel en este escenario histórico en el que nos ubicamos.

Bajo este estandarte y compromiso con la población, desde el Eje de Investigación del PRIDENA y en concordancia con la programación anual operativa, es que el pasado jueves 22 de mayo del 2021, se desarrolló en el marco de la inauguración del I Ciclo lectivo, un Foro virtual denominado ¿“Cuáles son las luchas de las infancias y las juventudes en las Américas?: Movilizaciones colectivas en tiempos de Pandemia”, este espacio posibilitó el encuentro de tres organizaciones de América que están conformadas y lideradas por adolescentes y jóvenes, que recolocan y posicionan el tema de la organización de adolescentes y jóvenes en las diferentes luchas que se están gestando en el mundo.

Las organizaciones que nos acompañaron en este espacio fueron “Fridays for Future, Costa Rica” con la participación de una adolescente costarricense de 17 años de edad comprometida con el tema de ambiente y desarrollo sostenible; “Tremendas Chile” representada por una joven de 19 años, la cual coloca el tema de género y sus luchas desde un movimiento de mujeres niñas, adolescentes y jóvenes que responden a los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la Organización de las Naciones Unidas; y la organización de “Jóvenes iberoamericanos” que busca fomentar y fortalecer la participación democrática de jóvenes en diferentes ejes articulados a los objetivos de desarrollo sostenible, representada por una joven de 25 años, de República Dominicana.

Las tres organizaciones poseen en común que sus ámbitos de lucha se articulan principalmente a través de los objetivos de desarrollo con énfasis en ambiente, género y desarrollo sostenible; son lideradas y conformadas por personas sujetas de derechos desde los 12 y hasta los 35 años, incluso dos de éstas (Fridays for future y Tremendas) fueron fundadas por dos mujeres adolescentes: Greta Thunberg y Julieta Martínez respectivamente; con movimientos crecientes tanto en América como en el mundo, movilizando día con día a múltiples niñas, niños, adolescentes y jóvenes; por ejemplo, se indica por parte de Catalina Arrey que “Tremendas” se encuentra en 18 países con aproximadamente 1200 miembras en la actualidad.

El impacto de tales agrupaciones es difícil de medir y cuantificar, sin embargo sus acciones de movilización, de construcción de alternativas de mejora, de propuestas y soluciones hacia las diferentes manifestaciones de la cuestión social que se experimentan en el escenario actual, son esperanzadoras, así como del rol protagónico de personas adolescentes y jóvenes en el cambio de sus propias realidades en nuestros países.

Incluso las realidades de los tres países colocadas en el foro, Costa Rica, Chile y República Dominicana, presentan matices sociales, políticos, culturales y económicos diferenciados que les colocan mayores desafíos a estas agrupaciones, por ejemplo, en el caso de Chile, “El 18 de octubre de 2019 ocurrió el llamado estallido social que fue un conjunto de manifestaciones y movilizaciones que comenzaron por el descontento del pueblo por medidas que estaba tomando el gobierno. Los principales detonantes: Aumento de costos de insumos básicos, bajos sueldos, precarias pensiones(…) Lo maravilloso de las manifestaciones fue cómo comenzó, que fue con estudiantes de enseñanza media 14-18 años (…) Así comenzó todo, así comenzaron las movilizaciones, que movieron a todo el país, iniciadas por estudiantes. Nos dimos cuenta de que como alumnos y como jóvenes tenemos voz y no debemos dejarnos parar por el adultocentrismo y que nosotras también somos capaces y también nos dimos cuenta de eso alrededor del 8 de marzo de 2020, todavía no llegaba el COVID a Chile y como mujeres jóvenes logramos una movilización masiva de más de 2 millones de mujeres” (Arrey, 2021).

La experiencia Chilena suscitada en el 2019, recoloca el papel determinante de la población adolescente y joven en las luchas sociales, políticas, económicas, culturales y reafirma el papel activo que poseen, encabezando las luchas y generando conciencia y cambios hacia el interior de sus realidades, partiendo de sus necesidades y las del colectivo. La experiencia eriza la piel cuando la reflexionamos sobre la necesidad y deuda histórica de permitir voz y acción a las personas adolescentes y jóvenes como sujetas de derechos, las cuales demuestran cada día el obsoletismo de posiciones como el adultocentrismo.

Ahora bien, los mecanismos de articulación actuales y de movilización posibilitados por las tan plurales redes sociales y medios tecnológicos, han sido subrayados por la Pandemia del COVID-19, y han reforzado en avanzada a las organizaciones lideradas por adolescentes y jóvenes, debido a la familiaridad con el uso y manejo de estas tecnologías; por lo cual, su organización, lejos de debilitarse, ha encontrado más incorporación de personas, así como mayor incidencia a través de lives, webinars y publicaciones, acercando realidades, acortando distancias geográficas y permitiendo mayor participación a través de la virtualidad.

La joven representante de Jóvenes Iberoamericanos planteaba en el foro: “El año 2020 a pesar de todo y la pandemia, movió mucho a las juventudes a nivel de iberoamericana como Chile, República Dominicana, Honduras; todas las juventudes han empezado a hacer que sus voces se escuchen, las juventudes pueden mucho y no importa su sexo, origen, ni etnia, simplemente el deseo de cambiar y de transformar en donde estamos”. La sed de movilización, activismo y lucha de las poblaciones jóvenes, logra e impacta las realidades actuales, de allí la necesidad de que los gobiernos posibiliten la escucha activa de la población en la generación de política pública, así como su involucramiento en espacios de toma de decisiones.

La convicción de las tres agrupaciones y sobretodo de las tres mujeres que participaron, generan un escenario esperanzador para el mundo en todos los temas que les convocan, y ante ello, rescato las palabras de la adolescente costarricense representante de Fridays por Future, cuando planteaba “Lo que importa es que a pesar de que somos países en contextos diferentes, lo que importa es que cada una tiene una lucha y cree en el poder de luchar contra eso. Si usted cree verdaderamente que su lucha vale la pena, debe hacerla”.

Colocar las luchas de Fridays for future va más allá de un movimiento social y ecologista que demanda acciones concretas contra la crisis climática; las de Tremendas Chile van más allá de luchas por el medioambiente, la diversidad, la acción por el clima, la sostenibilidad de las ciudades y los ecosistemas, inclusión y género; y las de Jóvenes Iberoamericanos trascienden el trabajo desde los Objetivos de desarrollo y la participación política; sus luchas poseen diversos temas -muchos en común-, trabajan desde diferentes realidades políticas, económicas, sociales, culturales; pero son movidas por un núcleo articulador: la pasión, convicción y empoderamiento de que el poder de una persona, puede cambiar el mundo, y todavía más cuando esa persona se une en colectivos.

En el marco de esta convicción mencionada, las palabras de la representante de Tremendas Chile son movilizadoras, ella asegura que (…) no importa si tienes 10 años o si tienes 50, 60 o incluso 80, da lo mismo. Si tienes la motivación para hacer el cambio, empodérate, toma la fuerza, usa tu voz y grita hasta que se te acabe, porque somos capaces y no existe nadie que pueda decir que no eres capaz, excepto tu misma, sin importar el género, sin importar la edad, sin importar como te veas, como sea tu cuerpo, no importa nada solo lo que pienses de ti y tu fuerza por seguir tus ideales. Les motivo a todos a seguir sus ideales y nunca bajar su voz.


Es así como el empoderamiento y claridad política de esta adolescente y jóvenes de diversas organizaciones de América, permiten generar motivación y entusiasmo para luchar en los temas que nos convocan como ciudadanos en el mundo, reafirmando el reto de posibilitar y amplificar la voz de estas agrupaciones y voces; con el fin de que sean escuchadas y validadas, para lo cual el PRIDENA manifiesta su compromiso ante ello en la labor que realiza.

Enlaces de Interés

Tamaño Fuente